El desarrollo de intervención psicosocial viene dado por el avance en la comprensión de las problemáticas y necesidades de los seres humanos, no sólo enfocado desde lo asistencial o económico, sino también desde las potencialidades, los derechos y las capacidades.

La ciencia social y la psicológica si intervienen juntas son más eficaces en el tratamiento de algunas cuestiones que si lo hacen por separado. La visión y la comprensión de estos temas resultan más amplias, de esta manera, y las soluciones más certeras (como en las cuestiones de género)

La psicología social permitió el surgimiento de la orientación psicosocial, entendida como la superación de la tensión entre lo psicológico y lo sociológico. La interacción entre el individuo y la sociedad, se convierte en el elemento central que supera las limitaciones de lo puramente psicológico o sociológico.

La necesidad de aplicar un enfoque psicosocial en determinados temas (como el que nos ocupa) es evidente desde nuestro punto de vista.

Cuando hacemos referencia a la intervención, estamos hablando de una actividad dirigida a la solución práctica de un problema, abordado con la ayuda imprescindible de una estructura conceptual (Blanco y Rodríguez, 2007) detrás. Se diferencia de otro tipo de intervenciones por las siguientes cuestiones:

  • Se necesita la colaboración activa de las víctimas. Por ello justificamos este programa desde las necesidades que expresan las usuarias.

  • No es asistencial solamente, busca promover procesos de intervención social comunitaria.

  • Está enmarcado en los derechos humanos y sociales de los ciudadanos

  • Busca la participación, el empoderamiento y la toma de decisiones de las víctimas.

  • Se despliega desde una perspectiva de desarrollo de capacidades y potencialidades donde el cambio es posible.

Desde la psicología y pedagogía se ataca las necesidades concretas y se busca la emancipación de las víctimas del conjunto de relaciones de dominación a las que están expuestas en la sociedad, en último término se realiza un cambio social planificado.

La intervención psicosocial, pues, es una actividad dirigida a la solución de problemáticas sociales, como la violencia de género, en la construcción de un cambio social y en la emancipación de las víctimas de las relaciones de poder que las oprimen.

Estos son los puntos que la definen:

  • Es un proceso integral dirigido a incrementar las capacidades y recursos de las usuarias, la familia y la comunidad.
  • Está basada en la bidireccionalidad entre lo psicológico y lo social.
  • Permite a las víctimas ejercer control y poder sobre su ambiente individual y social para afrontar y solucionar problemáticas que se las presente y lograr cambios en el entorno social.

La estructura conceptual que está detrás de nuestro proyecto tiene cuatro vertientes teóricas enmarcada en una intervención psicosocial.

  1. Perspectiva de género
  2. Modelo ecosistémico.
  3. Teoría de la resiliencia.
  4. Propuesta del Programa de Habilidades Parentales.
Comparte este contenido en tus redes sociales...
Share on Facebook
Facebook
Share on Google+
Google+
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest
Email this to someone
email
Print this page
Print